dglscripts.com
Ir a la Pagina Inicial  
EL SENTIDO O SIGNIFICADO DE LA VIDA PDF Imprimir
Escrito por Noemi Montemagno   

El sentido o significado de la vida

el sentido …. Es algo que todos nos preguntamos después de la muerte de un hijo que vamos a hacer con nuestra vida? … como vamos a seguir viviendo después del golpe que recibimos? … y cuando nos preguntamos por el significado de la vida, también nos preguntamos por el significado de la muerte, porque no olvidemos que la muerte de un hijo es la experiencia más cercana a nuestra propia muerte.

Estas preguntas que en la vida cotidiana parecen cuestiones de carácter filosóficas. Para nosotros se convierte en  un camino largo y difícil en el que  nosotros mismos debemos dar las respuestas.

La vida no es una cosa, es un proceso  no hay otra forma de conocerla mas que viviendo, estando vivos. Solamente con el vivir nos será revelado el misterio.

Por eso la importancia de:

·       No buscar la respuesta en el exterior, en las escrituras, en las explicaciones inteligentes, ni en los sabios maestros es decir en otra parte que no sea nuestro propio interior ya que el significado de la  vida es algo que no puede ser transferido.

    Dice una leyenda que hace años un señor de renombre  que tuvo una crisis de identidad, quiso encontrar la respuesta al significado de la vida. Buscó ayuda en la siquiatría pero no resolvió nada porque nadie podía darle la respuesta. Hasta que se enteró de la existencia de un sabio gurú que vivía en una inaccesible región de los  Himalaya. Llegó a pensar que solamente ese gurú le podía revelar lo que la vida significaba y cual debía ser su destino. Vendió todas sus pertenencias y comenzó la búsqueda del gurú que todo lo sabía. Lo buscó, estuvo años yendo de pueblo en pueblo por todos los Himalayas para encontrarlo y cuando llegó a él se encuentra con un anciano de más de 100 años, se presentó y  le dijo: necesito encontrar el sentido de la vida . El gurú sin dudar un instante le respondió: la vida es un río sin fin. El hombre no quedó conforme con la respuesta y se enojó mucho, haber recorrido todo este camino para encontrarlo y escuchar que la vida es un río sin fin. No era para el una respuesta. Pero más se enojó el gurú al ver que no le creía, porque él estaba seguro que era así, porque esa era la respuesta que el tenía El hombre no había entendido que la respuesta estaba  en su corazón. Porque nadie podía darle el significado de su vida, era su vida y el significado debía ser también suyo.

·       Otra cosa importante saber que una vez que sepamos lo que es la vida vamos a entender lo que es la muerte, porque ambas son parte del mismo proceso. La vida y la muerte son dos polaridades de una misma energía, del mismo fenómeno, no son opuesto ni contrarios: el día y la noche, el verano y el invierno, son complementarios. La muerte es una parte orgánica, integral de la vida. Sin ella la vida no puede existir. Por eso al nacer lo primero que hacemos es inspirar y cuando morimos lo ultimo que hacemos es exhalar. La persona que teme exhalar es incapaz de inhalar, entonces vive mal, con miedo, su vida deja de ser un fluir, deja de ser un río. La experiencia de la muerte de nuestro hijo nos transformó lo desconocido en conocido, pero si tapamos es hecho tan trascendental en nuestra vida con distracciones y escapes nos estamos alejando de alcanzar la paz interior, estamos negando la muerte como un polo de la vida, rompemos todo ritmo vital, y este desequilibrio nos lleva al sufrimiento.

 

Lo que se trata de evitar buscándole el sentido a la vida que nos toca vivir (después de la muerte de un hijo)  es que ese sufrimiento tienda a desaparecer y que el dolor sea cada vez menor para asi poder disfrutar de todo lo vivido con ellos.

 DICE SAN AGUSTIN: SI NO QUIERES SUFRIR NO AMES, PERO SI NO AMAS, … PARA QUE VIVIR .

Volvemos a hablar de los opuestos amar – sufrir. Dos partes del mismo proceso . Vale la pena amar aunque tengamos que sufrir. Lo importante es que ese sufrimiento no nuble  lo hermoso del amor y si lo sabemos complementar el sufrimiento va a transformarse en parte del amor.

QUE ES LA VIDA ….

 

Como ya dijera antes, la vida no es una cosa, es un proceso y la única forma de conocerla es viviendo, fluyendo, discurriendo con ella.

La vida nos está sucediendo, no nos espera en ninguna parte, está aquí y ahora, es nuestra respiración, el latir de nuestro corazón, lo que estamos viendo hoy y ahora.

También es una gran  inseguridad, nunca sabemos lo que nos va a suceder, a veces cuando pensamos que ya nos pasó todo, que ya nos pasó lo peor, nos pueden seguir pasando cosas que no queremos. Y cuando pensamos que nada bueno nos queda por vivir, nos sorprende con algo maravilloso.

Alguien dijo una vez: si quieres hacer reir a Dios, cuéntale tus planes.

Si todo sucediera como pensamos que va a suceder –ya sea bueno o malo- no seríamos seres humanos, seríamos máquinas programadas.

Pero la vida no la tenemos programa, y menos por nosotros mismos, vaya si lo sabremos.

La vida no es una filosofía, no es un problema, es un misterio que tenemos que vivir, podemos compararlo por ejemplo con un lienzo en blanco que se va a convertir en lo que nosotros pintemos en él. Podemos pintar felicidad o infelicidad, tristeza o alegría tenemos esa libertad d elegir, podemos celebrarla o convertirla en nuestra propia cárcel. Y a veces hasta no queremos vivirla y es comprensible que así sea cuando nos ha pasado lo peor,  aquello que pensamos que no lo vamos a poder resistir, pero la vida no nos deja aunque nosotros queramos irnos, y si sigue con nosotros es porque nos la merecemos, es una recompensa que tenemos derecho a disfrutar aunque esto suene difícil, debemos seguir transitándola de la mejor manera posible porque solo a través de nosotros viven esos seres que partieron, pero ese otro mundo en el que ellos  están no está separado de éste, está escondido en este. Este mundo es una manifestación del otro, y el otro es la parte no manifiesta de éste.

Solo con nuestra muerte morirán esos hijos que ya no están físicamente con nosotros, entonces que mejor que elegir vivir, procesar el dolor  y continuar en esta búsqueda ya que tenemos un horizonte por delante y un caudal de fuerza que descubrimos a partir de la dolorosa experiencia que nos tocó vivir.

La vida nos llama, y si escuchamos ese llamado seguimos adelante, sino morimos con nuestros hijos, y eso no nos hace héroes porque caemos, el valor esta en seguir.   

 

 

 

 

   

 
< Anterior   Siguiente >