dglscripts.com
Ir a la Pagina Inicial  
RENACER es una Revolución cultural a través del amor PDF Imprimir
Escrito por Noemi Montemagno   
Nosotros estamos convencidos que en cuanto abrimos nuestro corazón, cuando
abrimos nuestra cabeza y dejamos que entre en nuestro corazón todo el amor que no
podemos dar a Nicolás personalmente, se lo podemos dar a cuanto ser que sufre que se
cruce en nuestro camino, que no se nos van a cruzar por casualidad.
Entonces, RENACER va siendo algo mucho más, que simplemente, un
encuentro o un lugar para ir a llorar por lo mal que me siento luego de la pérdida de mi
hijo, tampoco es que uno vaya a reprimir a los padres que manifiestan su dolor en un
Grupo, simplemente, vamos a mostrar que existe una alternativa superadora al duelo.
Por eso decimos que RENACER es un Grupo de padres que “enfrentan” la
pérdida de hijos, porque, si nos atenemos al significado de la palabra enfrentar, significa
una actitud activa, no voy a sentarme a llorar, voy a buscar cómo puedo hacer para
enfrentar esto que me toca vivir.
Cuando perdemos un hijo, primero y principalmente, seguimos siendo padres de
esos hijos; la paternidad no es algo a lo que se pueda renunciar.
Seguimos siendo padres de esos hijos y tenemos una cuota de amor que ha
quedado, en cierta manera, vacante y si ese amor se lo damos a los otros hijos, los
vamos a sobrecargar y los vamos a enfermar, pues cada uno de los hijos tiene la cuota
de amor que le corresponde por derecho propio.
Entonces, ¿qué hacemos con esa cuota de amor vacante? Tenemos un porqué dar
y tenemos un por quien dar.
Tenemos el deber de entregarla a la vida y en ella ¿a quién?
Decimos que RENACER es generoso, fíjense que RENACER tiene una
peculiaridad; cuando hablamos de lo moral, hemos dicho que es dar más a los demás,
más de lo que puedo recibir de ellos.
Somos referentes sociales y eso quiere decir que tenemos el derecho y la
responsabilidad de acercarnos a alguien que sufre para darle una palabra de aliento,
porque sabemos lo que es sufrir; sabemos lo que es el dolor, sabemos lo que es el
sufrimiento y la vida necesita de personas que se brinden a los demás.
Demasiadas tragedias, demasiado dolor, demasiada injusticia, demasiada miseria
hay para que nosotros tengamos una cuota vacante de amor y la tengamos guardada en
un bolsillo sin darlo.
Como decía la Madre Teresa cuando le preguntaron un día, ¿pero hasta cuando
hay que dar? Y ella dijo: “Hay que dar… dar… dar… hasta que duela y después seguir
dando.”
¡Ése es el Mensaje de RENACER!
 
< Anterior   Siguiente >